Rss

¿Debo poner un antivirus a mi Android?

AntivirusImgPortada

Estamos acostumbrados a que cuando nos compramos un ordenador, estos vengan con un antivirus de prueba que a los 90 días suele caducar. ¿Por qué vienen con antivirus?. Bueno, al ser Windows el primer sistema operativo para PC y tener un gran número de usuarios, si se desea hacer el mal, es el sitio dónde más posibilidades tienes para poder hacer daño y conseguir valiosa información de todo tipo.

Ahora los tiempos cambian, y mucha gente, desde que tiene un smartphone, apenas usa el ordenador si lo que quiere es ver algo en Internet o hacer una compra online, ya que existen infinidad de aplicaciones que con un par de toques de dedo lo hacen en poco tiempo, sin tener que encender el ordenador y desde cualquier parte del mundo.

Esto propicia que los hackers y gente que desea hacer el mal se planteen el programar estos virus para lo que se está usando en estos momentos, para los smartphones. Por ello, las empresas de antivirus han decidido dar el salto del PC a estos móviles y ofrecer productos contra virus diseñados específicamente para nuestros móviles Android.

Según los últimos informes de mayo realizados por AV-TEST, instituto encargado de analizar las aplicaciones de antivirus y ponerlas a prueba, os vamos a indicar cuales son las más efectivas para vuestros terminales Android.

 

1. Bitdefender: Mobile Security 12

BitDefenderAppMenu BitDefenderAppAnalisis

Descargar:
BitDefenderApp

 

2. Kaspersky: Mobile Security 10.4

KasperskyAppMenu KasperskyAppAcerca

Descargar:
KasperskyApp

 

3. Trend Micro: Mobile Security 3.0

TrendMicroAppMenu TrenMicroAppAnalisis

Descargar:
TrendMicroApp

 

4. Avast: Mobile Security 2.0

AvastAppMenu AvastAppAnalisis

Descargar:
AvastApp

 

5. ESET: Mobile Security 1.1

ESETAppMenu ESETAppAnalisis

Descargar:
ESETApp

 

Por el lado opuesto, las peor paradas han sido SPAMfighter: VIRUSfighter Android 2.1, AegisLab: Antivirus Free 2.0. No os vamos a indicar los links de éstas, ya que no queremos daros a conocer software malo para vuestros terminales.

Recordamos que la principal manera de evitar que los virus entren en nuestro terminal es saber qué estás instalando, de dónde lo estás instalando e intentar bajarse aplicaciones cuya reputación en Play Store sea buena. Es bueno leer los comentarios o la puntuación media antes de bajarse cualquier aplicación.

 

Airdroid: controla tu Android desde el ordenador

Hoy os vengo a hablar de Airdroid, la que, para mí, probablemente sea la aplicación de productividad más útil que existe en todo el ecosistema de Google. Con Airdroid podemos hacer cualquier cosa en nuestro terminal, desde copiar archivos hasta enviar mensajes de texto, todo usando un ordenador y una conexión a internet en nuestro móvil.

Cómo usar Airdroid

Lo primero que debemos hacer es descargarnos la aplicación desde el Play Store, que lo podréis hacer dando clic al link que hay al final del post. Con la nueva versión, también se puede hacer todo lo que os voy a contar a través de datos móviles, aunque si disponéis de WiFi, siempre es lo más recomendable para este tipo de cosas.
Airdroid nos permite iniciar sesión con Twitter, Facebook y Google o directamente registrarnos con un usuario y una contraseña. Yo uso mi cuenta de Google para acceder al servicio.

La primera vez que lo iniciamos, Airdroid nos pedirá permisos de accesibilidad, que podemos aceptarlos o no. Este permiso lo pide para poder localizar tu teléfono desde la web. Yo lo tengo activado, pero no es obligatorio para el propósito principal de Airdroid.

Ya con la sesión iniciada, veremos esta pantalla:

Pantalla 1 Airdroid

Si nos movemos hacia la derecha, veremos otras funciones que puede realizar Airdroid y diversas aplicaciones que sus desarrolladores nos recomiendan.

Pantalla 2 Airdroid Pantalla 3 Airdroid

El siguiente paso sería entrar o bien a http://web.airdroid.com, o bien a la IP que nos aparezca en la pantalla principal de Airdroid. Con la web ya abierta, elegimos el método de inicio de sesión, que deberá ser el mismo que el que hemos seleccionado en el móvil, o escaneamos el código QR con la cámara de nuestro teléfono. Tras este proceso, nos aparecerá la siguiente pantalla:

Web Airdroid

Esta pantalla es nuestro móvil. Como véis, desde aquí podemos hacer cualquier cosa, por lo que, prácticamente, podría considerarse un método de control remoto del terminal. Lo único que no podemos hacer es abrir aplicaciones de terceros como Twitter, WhatsApp, Facebook, etc.

En el panel de la derecha, donde pone”Toolbox”, podemos subir archivos a la carpeta de Airdroid en nuestra tarjeta SD, abrir una página web en el móvil, instalar aplicaciones subiendo archivos apk o ver lo que hay en el portapapeles del terminal.

Las principales utilidades que le doy a esta aplicación es instalar aplicaciones sin tener que copiar el archivo apk a la SD y copiar archivos, ya sea música que quiera meter al móvil, imágenes, o cualquier otro tipo de documento.

Otra herramienta disponible y muy interesante es la de extraer el archivo apk de una aplicación que tengamos instalada en nuestro terminal. Se nos bajará el archivo a nuestro ordenador y así podremos hacer copias de seguridad, pasar una aplicación a alguien o lo que queramos hacer con el instalador. Sí que es cierto que ésto también puede realizarse directamente desde el móvil sin necesidad de usar Airdroir con esta aplicación, pero una vez que le pillas el truco a Airdroid, será tu herramienta favorita.

Airdroid – 6’6Mb
AirdroidApp

 

Cosas que quizá no sabías sobre Android

Android es el sistema operativo para móviles que más personalización permite en estos momentos, así como el que más posibilidades nos da a la hora de interactuar con él. En esta entrada, pretendo contaros cosas que quizá no sabíais que existían a la hora de interactuar con vuestro móvil desde el ordenador, no importa el sistema operativo de escritorio que usemos.

Instalar apps desde la web de Google Play

Play Store, la tienda de aplicaciones de Android, no sólo es accesible desde la aplicación de Android, sino que también tiene página web. Las aplicaciones están organizadas del mismo modo que en la aplicación móvil. Además, desde la web, de momento, es el único lugar desde el que se pueden comprar dispositivos Nexus, ya sea el Nexus 4 o alguna de las dos tablets disponibles: Nexus 7 y Nexus 10.

Para mi, la mayor ventaja de poder visitar la tienda al completo desde el ordenador no es sólo la posibilidad de tener libre acceso al catálogo de aplicaciones, sino que no tengo que tocar el móvil para instalar una aplicación que quiera tener. Me basta con buscarla, hacer clic sobre el botón instalar y después seleccionar a qué dispositivo quiero enviarla.

Instalación

Con éso y teniendo el móvil conectado a internet, por supuesto, ya tienes la aplicación que quieres descargándose en tu terminal.

Descarga iniciada

Chrome to Phone integrado en Chrome

Hace un tiempo, Google lanzó una aplicación llamada Chrome to Phone que permitía compartir enlaces entre un ordenador y un terminal Android. Ambos tenían que tener Google Chrome instalado, sesión iniciada con la misma cuenta de Google y la sincronización automática activada en el dispositivo Android. También podía instalarse una extensión en la versión Chrome de escritorio que realizaba la misma tarea.

Pues bien, esta aplicación era de lo más útil. Sin embargo, en las últimas versiones de Chrome para Android, la opción de Chrome to Phone viene ya integrada dentro del propio navegador. Para poder usarlo, debemos tener la sincronización automática activada.

Cuando abrimos una pestaña nueva en Chrome para Andorid, nos encontramos con tres pestañas en la parte inferior de la pantalla: pestañas más usadas, favoritos y la pestaña del Chrome to Phone, que es la última.

Nueva pestaña Chrome

Si entramos en la pestaña de más a la derecha, podremos ver todas las pestañas que tenemos en ese momento abiertas en el ordenador. No tenemos más que elegir la pestaña que queramos y se abrirá en nuestro móvil.

Chrome to phone

Esta función resulta muy útil cuando queremos descargar un archivo para tenerlo en nuestro móvil pero, por comodidad, realizamos la búsqueda desde un ordenador. Si nos lo descargamos en el ordenador, luego tendremos que transferirlo al móvil, lo cual es bastante más lento que si abrimos esa misma web directamente en el móvil.

Son pequeños trucos que ni mucho menos son imprescindibles, pero mejoran de una manera considerable la experiencia de usuario con Android y con los productos de Google compatibles para el sistema operativo móvil.

Notificaciones en Android

Una de las cosas que más me gusta de Android es la barra de notificaciones, ese lugar donde aparece todo lo que llega a tu móvil, da igual de qué aplicación proceda, pues  aparecerá ahí. Además, cuenta con la ventaja de que algunos fabricantes de móviles (como puede ser Samsung) incluyen accesos directos al desplegar la barra para apagar y encender el wifi, apagar y encender los datos móviles, GPS, brillo, etc., cosa que Android no trae de serie salvo que estemos usando la versión 4.2.

Notificaciones Accesos directos Nexus 4

En definitiva, esta barra es algo así como un centro de notificaciones donde podemos comprobar si tenemos algo pendiente o algo sin leer.

Tipos de notificaciones

Notificaciones “push”

Estas son las notificaciones a las que estamos más acostumbrados. Son ésas que llegan a tiempo real, como sucede con el correo de Gmail, WhatsApp o con la aplicación oficial de Twitter.

El aviso llega al servidor de la aplicación, que lo “empuja” a nuestro terminal, de ahí su nombre, pues significa “empujar” en inglés. Me resultan las notificaciones más cómodas porque así estás informado al instante de cualquier cosa.

Notificaciones “pull”

Este tipo de notificaciones suelen ser muy habituales si configuramos un correo a través del gestor de correo de Android del tipo POP3 o si utilizamos una aplicación para visualizar Twitter que no sea la oficial, como puede ser Falcon Pro o Carbon.

Los avisos llegarían al servidor de la aplicación correspondiente y se quedarían ahí, esperando a que el terminal se conecte y compruebe si hay alguna notificación desde la última conexión. Por así decirlo, el terminal “tira” de las notificaciones y por eso se llaman así, porque “pull” significa “tirar” en inglés.
Se puede cambiar el tiempo de comprobación desde los ajustes de la propia aplicación. Así, podemos establecer que compruebe si hay notificaciones cada minuto, cosa que gasta muchísima batería, o cada hora, o incluso una vez al día. Aquí ya entran en juego las preferencias de cada uno respecto a ese servicio.

Comprobación manual

Si no queremos que un determinado servicio se actualice cada cierto tiempo en segundo plano, siempre nos quedará la opción de cambiar la comprobación a manual. Así, si alguna aplicación la usamos poco o simplemente no queremos que se actualice sin que nosotros nos enteremos, tendremos que entrar y hacerlo manualmente.

Mi consejo es que si un servicio permite elegir entre notificaciones push y pull, como por ejemplo pasa cuando configuramos un correo de Hotmail o de Outlook en el gestor de Android, elijamos siempre notificaciones push o automáticas, porque gastan menos batería y además nos llegan al momento.
Si no se permiten notificaciones push, lo más recomendable es establecer un tiempo de actualización acorde al uso que hacemos de ese servicio. Por ejemplo, mi correo de la universidad lo tengo puesto para que se actualice cada dos horas, porque no necesito enterarme de todo al instante.
Por último, la configuración manual sólo la recomiendo para aquellas aplicaciones que usemos muy de vez en cuando o que no sepamos cuando las podremos volver a usar desde la última vez, como nos puede pasar con los gestores de noticias o con las aplicaciones de feed.

Consejos para ahorrar batería III

Tercera entrega de los pequeños consejos para ahorrar batería en nuestro móvil con el sistema operativo Android. Ya os he hablado de la sincronización automática en la primera parte y del tipo de conexión de red en la segunda parte. Ahora toca el turno de pequeños truquillos que podemos hacer para evitar que la batería de nuestro móvil se descargue antes de lo que deseamos.

Brillo de pantalla

Habitualmente llevo el brillo en modo automático y, gracias a un sensor que hay en la parte superior del teléfono, la retroiluminación de la pantalla se adapta a la luz exterior, por lo que cuanta mayor sea la claridad del lugar en el que nos encontremos, más alto será el brillo del teléfono. Esta configuración es recomendable si estamos entrando y saliendo a la calle a lo largo del día, como es mi caso. Por el contrario, si vamos a estar un tiempo dentro de un edificio o en casa, es recomendable desactivar el brillo automático y establecer el que más nos convenga manualmente, ya que el modo automático establece un brillo ligeramente más alto del verdaderamente necesario. Como era de esperar, cuanto más alto sea el brillo, mayor será el consumo de batería, así que lo mejor es establecer un brillo acorde al entorno en el que nos encontremos y no llevarlo siempre a tope, ya que nos gastará la batería mucho más rápido.

Sin título

Cabe recordar que la opción de poner el brillo en modo automático no está disponible en muchos terminales de la gama Android, por lo que si no la tenéis no tendréis más remedio que ajustar el brillo manualmente.

Qué sincronizar y qué no

Aunque tengamos la sincronización automática activada, no tenemos por qué tener que sincronizar absolutamente todos los servicios de los que dispone nuestro terminal. Si entramos en los ajustes de la sincronización automática, veremos todas las cuentas que tenemos en nuestro teléfono, y entrando en cada una de ellas podemos ver los diferentes apartados que se sincronizan dentro de esa cuenta. Por ejemplo, entrando a la cuenta de Google, podremos ver que tenemos el calendario, Gmail, contactos, etc. De todas las cosas que hay ahí, por ejemplo, yo no necesito que todo esté actualizado al instante, por lo que tengo esta configuarción:

Sinc. auto. de Google

Como véis, no me interesa que se me actualice ni Play Books, ni Play Movies, ni Google Fotos ni nada de eso, porque son servicios que no uso, y, en caso de que algún día los necesite de manera puntual, siempre se puede acceder a la aplicación y actualizarlo manualmente. Sin embargo, sí me interesa tener los contactos actualizados, así como el Play Music, un servicio que sí uso, el servicio de notas Keep o el correo.

Para ver todas las cuentas que están sincronizadas en nuestro terminal, tendremos o bien que entrar en Ajustes -> Cuentas y sincronización si tenemos Android 4.0 o una versión anterior, o bien directamente entrar en Ajustes y bajar por la pantalla y ahí las veremos todas en caso de que tengamos Android 4.1 o superior

Que cada uno configure este apartado como mejor le convenga, pero mi consejo es que sólo sincronicemos de manera automática servicios que usemos a diario y de manera continuada. Yo uso Google Currents (que por si no sabéis lo que es, no es más que un gestor de noticias como lo podría ser Flipboard), pero no lo uso todos los días ni mucho menos, así que cuando quiero leer alguna noticia, entro a la aplicación y desde ahí actualizo la información.

No penséis que estas cosas alargan la vida de la batería de manera significativa, pero como siempre, ahorran un poquito, y todos estos consejos sumados a los que ya os he dado y a los que os daré nos permiten disfrutar de nuestro smartphone desenchufado de la red eléctrica algunas horas más.

Consejos para ahorrar batería II

En la entrada anterior os hablé sobre la sincronización automática de nuestros teléfonos Android. En esta entrada, es el turno de hablar de la conexión a internet mediante datos móviles. Casi todos tenemos ya una tarifa de internet contratada para nuestro móvil, por lo que no es necesario estar conectados a una red wifi permanentemente. Por defecto, los terminales se conectan a redes 3G y, en caso de que éstas no estén disponibles, se conectarían a redes 2G. A continuación os muestro los diferentes tipos de cobertura que existen actualmente en España:

- G: Es la velocidad más baja a la que podemos navegar con datos, con una velocidad máxima de bajada de 64kb/s
- E: Sigue siendo una red 2G, pero ya la navegación es más rápida, con una velocidad máxima de bajada de 220kb/s
- 3G: Es la cobertura más habitual en el territorio nacional, con una velocidad máxima de bajada de 3,6Mb/s
- H: Con ella ya alcanzamos velocidades altas de navegación, llegando hasta los 14,4Mb/s de bajada
- H+: Algunos dispositivos, como el Samsung Galaxy S3, disponen de este tipo de cobertura, que es capaz de alcanzar los 21Mb/s en bajada y 7,2Mb/s en subida. Básicamente se trata de una mejora de la cobertura de tipo H.

Y ésto, ¿qué quiere decir?

Quiere decir que, como era de esperar, cuanta más velocidad de navegación tengamos, más batería consumirá nuestro terminal. Obligar al teléfono a conectarse siempre a una red 2G (G ó E) supone un enorme ahorro de energía. Es la mejor manera de alargar la batería de nuestro terminal.

Las redes 2G consumen poca batería cuando el móvil está en reposo, pero más batería que las redes 3G (3G, H ó H+) en la transferencia de datos por el simple hecho de que emplean más tiempo en enviarlos, puesto que las velocidades de subida y de bajada son más bajas. Con las redes 3G, pasa al contrario, es decir, en reposo gastan bastante más que las redes 2G, pero cuando se trata de enviar datos, lo hacen mucho más rápido y gastando menos batería. A pesar de esto, el hecho de que nuestro teléfono esté conectado a una red 2G en lugar de a una red 3G supone un incremento enorme de la vida de la batería.

Y, ¿cómo hago para que mi móvil se conecte siempre a una red 2G?

Es un proceso muy sencillo. No tenemos más que entrar en Ajustes -> Más ajustes -> Redes ḿoviles, y ahí veremos un apartado que pone “Modo de red”. Le damos y nos aparecerán tres opciones, dependiendo de qué versión de Android tengamos. Si tenemos Android 4.1 o una versión anterior, saldrá como se muestra a continuación en este Samsung Galaxy S3 mini:

Modo de red S3 mini

La primera opción, el modo automático, sería la opción que vendría marcada por defecto en el terminal, que se conectará a redes 3G preferiblemente; la segunda opción sólo se conectará a redes 2G, y, en caso de no estar disponibles, no tendríamos cobertura, y por último, la tercera opción sería lo mismo que la anterior pero con redes 3G.
No tenemos que preocuparnos por quedarnos sin cobertura si tenemos seleccionada la opción de “Sólo GSM”, puesto que redes 2G hay en muchísimos más sitios que redes 3G, ya que su radio de alcance es mucho mayor.

En caso de que tengamos Android 4.2, desaparece la opción de conectarnos exclusivamente a redes 3G, y sólo podremos estar en 2G o en modo automático. Así aparecería en un LG Nexus 4:

Modo de red Nexus 4

Para terminar de convenceros de las ventajas de obligar al móvil a conectarse a redes 2G, os diré que yo voy siempre con el móvil en G o en E y no tengo ningún problema. Aumentan algo los tiempos de espera, pero para hablar por WhatsApp, mirar Twitter, leer un correo de sólo texto y cosas así ligeras sirve más que de sobra. En caso de que ya querramos enviar un correo con un archivo adjunto, navegar más rápido o realizar tráficos de datos más pesados, siempre podremos acceder aquí y conectarnos a una red 3G para aumentar la velocidad.
Además, contamos con la ventaja de que cada vez hay E en más sitios y rara es la vez que estaremos en G, sobre todo si somos de Orange o Yoigo, que siempre tienen E salvo raras excepciones. Movistar tiene E en muchos sitios, pero aún hay lugares que tienen G.

En definitiva, que si lo que queremos es que nuestro terminal nos llegue al final del día con un uso normal, no tendremos más remedio que estar en redes 2G o seguramente necesitemos una carga a mitad del día.

 

Consejos para ahorrar batería I

Ésta es la primera parte de los pequeños consejos que voy a dar para ahorrar batería en nuestro Android. Lo primero que debéis saber es que todas las aplicaciones que hay en el Play Store que prometen ahorrar batería no hacen nada que uno no pueda hacer manualmente, exceptuando alguna que requiere de permisos de root para su ejecución, de lo que algún día os hablaré.

Las aplicaciones “milagrosas” de ahorro de batería no existen. Lo único que hacen esas aplicaciones es cortar cualquier tipo de conexión a internet cuando la pantalla esté apagada, o bien aprender cuándo el usuario actualiza ciertos servicios, como por ejemplo el correo, y automatizar la actualización de dicho servicio. Lo dicho, nada que no podamos hacer nosotros.

Sincronización automática. ¿Y éso qué es?

La sincronización automática es una opción que traen todos los móviles con Android, que consiste en que cualquier cuenta de cualquier servicio (Twitter, WhatsApp, correo…) que esté en nuestro móvil se sincronizará automáticamente cuando le llegue alguna notificación. Cuando esté activada la sincronización, nos llegarán correos, menciones en Twitter, etc. Si la desactivamos, no nos llegará nada de eso, pero ahorraremos algo de batería. No gran cosa, pero algo hace, así que si no nos interesa en determinado momento recibir todo eso, la podemos desactivar y reduciremos un poco el consumo de batería.

Android 4.1 y 4.2

En estas dos versiones de Android, la sincronización automática se activa y se desactiva entrando en Ajustes -> Uso de datos y sacando las opciones en esa pantalla. Ahí encontraremos la opción, como se muestra a continuación, en un LG Nexus 4 (izquierda) con Android 4.2.2 y en un Samsung Galaxy S3 (derecha) con Android 4.1.2.

Sinc. auto. Nexus 4 Sinc. auto. S3

NOTA: Para ver qué versión de Android tenemos, no tenemos más que ir a Ajustes y bajar abajo del todo, que pondrá o bien “Información del teléfono” o bien “Acerca del dispositivo” y ahí veremos un apartado que pone “Versión de Android”.

Hasta Android 4.0

En Android 4.0 y en versiones anteriores, la sincronización automática es una opción más dentro de los ajustes de Android, es decir, no es necesario entrar a Uso de datos. Para activarla o desactivarla, no tenemos más que ir a Ajustes -> Cuentas y sincronización y ahí encontraremos la casilla para activarla o desactivarla. Así aparecería en un Sony Ericsson Xperia Arc con Android 4.0.4

Sinc. Auto. Xperia Arc

En definitiva, este truquillo no ahorrará batería de manera significativa, pero sí reduciremos un poco el consumo, y eso al final del día se nota.

Cómo elegir un terminal Android

Un móvil a medida

Lo más importante a la hora de elegir un teléfono móvil, y más un smartphone que no son precisamente baratos, es hacer una elección de acuerdo a nuestras necesidades. Si sólo lo queremos para llamar y recibir llamadas, no necesitamos un móvil de 500€. Por eso existen, por así decirlo, tres categorías dentro de la telefonía móvil: gama baja, media y alta. En la gama baja hay una infinidad de móviles a precios asequibles, como el Sony Xperia Tipo, el Samsung Galaxy Chat o el Samsung Galaxy Y. En estos móviles, evidentemente, puedes tener WhatsApp, Twitter y todo lo que quieras, pero no les pidas más que eso.

La gama media es una de las opciones más elegidas y la que mejor relación calidad-precio tiene. Los móviles que hace un par de años eran de gama alta y mostraban características punteras en terminales Android, ahora han pasado a ser gama media, como por ejemplo ha pasado con el Samsung Galaxy SII. Uno de los móviles que está teniendo bastante éxito en la gama media es el Samgung Galaxy SIII mini. He tenido la oportunidad de probarlo y la experiencia de uso es perfecta. Un terminal fluido, sin lag, que te permite jugar a toda clase de juegos, ya que dispone de un procesador de doble núcleo a 1GHz, 1GB de memoria RAM y una pantalla de 4 pulgadas, que es más que aceptable. Además, el precio ronda los 290€, que es bastante bueno para las características del móvil.

Por último, tenemos la gama alta, que son los terminales punteros y con la tecnología más avanzada y las mejores características. Sirven como referencia en el mercado de los smartphones. En este grupo está el Samsung Galaxy SIII, el Nexus 4, el Sony Xperia Z, el HTC One X, el HTC One, entre otros. De éstos sólo he podido probar dos: el LGE Nexus 4, que es mi terminal actual y con el que estoy muy contento (en otra entrada hablaré largo y tendido sobre él) y el Samsung Galaxy SIII. Los dos son muy muy fluidos y en cuanto a experiencia de usuario no tienen nada que envidiarse el uno al otro. Cualquier terminal que os compréis de gama alta satisfará vuestras necesidades y le podréis exigir el máximo que no os defraudará. Por tanto, para hacer buena elección en un terminal de gama alta, ya hay que empezar a fijarse en otras cosas: precio, cuál recibe más actualizaciones, qué interfaz nos gusta más, etc.

Nexus 4 y Samsung Galaxy S3
Ahora mismo, el mejor terminal relación calidad-precio es el Nexus 4, ya que por 299€ tendremos un terminal de 8GB de almacenamiento interno, 2GB de RAM, un procesador de cuatro núcleos Snapdragon a 1’5GHz y una pantalla de 4’7 pulgadas con una resolución de 768×1280. Además, cuenta con la ventaja de que es de Google y, por lo tanto, recibe actualizaciones directamente desde el desarrollador del sistema operativo, lo que permite tener la nueva versión de Android al poco de que sea anunciada. Ésto no pasa con el resto de terminales.

Interfaz de usuario

Si os compráis un móvil de Google, como pueda ser el Nexus 4, la interfaz que os encontraréis es la pura de Android, sin ningún retoque y sin ninguna capa de modificación sobre ella. ¿Se puede conseguir esta interfaz en terminales que no sean de Google? Sí, utilizando launchers, por ejemplo, Nova Launcher o Apex Launcher ofrecen este tipo de interfaz. A mi, personalmente, la interfaz que desarrolla Google me gusta mucho, me parece muy intuitiva, sobria y fácil de usar. Sin embargo, no todas las empresas dejan esta interfaz. Por ejemplo, Samsung introduce su capa de personalización TouchWiz, HTC introduce Sense y LG también hace lo propio con la que ellos han desarrollado. Samsung ha conseguido que a pesar de que sus móviles tengan esa capa de personalización, la experiencia de uso sea muy fluida, cosa que LG aún no ha logrado, ya que sus móviles a veces sufren de lag realizando tareas sencillas.

HTC Sense 5.0

Actualizaciones de sistema

Los únicos móviles que ofrecen actualizaciones instantáneas, como ya he dicho, son los de Google, los de la gama Nexus. El resto de terminales no podrán actualizar hasta que la empresa que los fabricó no desarrolle su propia versión de Android basándose en la última versión lanzada, siempre y cuando decida hacerlo, obviamente. Samsung suele recibir actualizaciones bastante rápido, al igual que Asus. Sin embargo, empresas como HTC, que tienen una capa de personalización compleja y bastante bonita, suelen tardar bastante en actualizar sus terminales a la última versión de Android. De hecho, casi nunca están al día en lo que a actualizaciones se refiere. Otra empresa que tarda mucho en actualizar es Sony, que además peca de dejar de lado muchos de sus terminales demasiado pronto y centrarse en desarrollar cosas nuevas.

¿Libre o subvencionado?

Una vez hecha nuestra elección, debemos decidir qué es lo que mejor nos conviene, si un móvil subvencionado con una compañía telefónica o comprárnoslo libre. Mi recomendación es que os lo compréis libre. Sin embargo, si el móvil es una oferta de una compañía o no os podéis permitir un móvil libre porque suelen salir algo más caros que comprándolos con compañía, pues tendréis que tirar por la opción de un móvil subvencionado.

El principal problema de los móviles subvencionados es que las actualizaciones se retrasan aún más, porque después de que la empresa fabricante de vuestro terminal lance la nueva versión de Android, previeamente modificada en la mayoría de los casos, la compañía telefónica deberá introducir en la versión del software sus aplicaciones. Yoigo suele ser la más rápida en actualizar, seguida por Vodafone, pero Movistar y Orange son lo peor a la hora de actualizar un móvil a la última versión de Android.

Otra ventaja de comprarse un terminal libre es que podemos cambiarnos de compañía sin necesidad de tener que gastar aún más dinero en tener que liberar el teléfono. Si tenéis suerte y os cambiáis a Yoigo y no les quedan móviles modificados por ellos, os darán el terminal libre, pero ésto rara vez pasa.

Conclusión

Creo que con esta queda un poco más claro cómo realizar una elección de un buen terminal Android. Además, os recomiendo que si estáis pensando en cambiar de móvil, este es un buen momento para hacerlo, ya que las compañías se están dando cuenta de que los precios de antes eran demasiado caros y están rebajando terminales y sacando nuevos de una calidad muy alta y a un precio bastante asequible. Evidentemente, esto no ocurre con todos los fabricantes, pero ahora es un buen momento para invertir en telefonía móvil.